SEMINARIO
Reconfigurando nuestras creencias
sEMINARIO – 2 CLASES

Aquellos que sentimos crea nuestro mundo interno y es este mundo interno el que a su vez crea nuestra experiencia de vida. Sabemos que lo que creemos crea nuestra realidad. ¿Pero quién es el que cree y quien es el que crea?, creamos conscientemente pero también nuestro inconsciente crea muchos de los eventos de nuestra vida, aun aquellos que no queremos vivir. Nuestro sistema de creencias afecta la percepción de los eventos que la vida nos trae y determina aquello que sentimos frente a las situaciones creadas. Las emociones que experimentamos y la forma de pensar que tenemos son producto del sistema de creencias que maneja nuestra experiencia de la vida. En definitiva, nuestras emociones son disparadas por una creencia más que por una situación real porque en el cerebro las creencias tienen más peso que los factores externos que percibimos.
Podemos entonces crear nuestra experiencia de vida desde nuestras creencias limitantes e inconscientes condicionando así nuestra realidad o podemos comenzar a hacerlo desde la consciencia del alma, alineándonos a nuestro plan de vida, y de este modo sincronizar los eventos del día a día con la expresión de nuestra esencia.
A lo largo de este curso y utilizando el mapa de navegación interior que nos ofrece el árbol de la vida y todo el cuerpo de conocimiento asociado a la Kabbalah para comprender como

  • Comprender y reconfigurar nuestro sistema de creencias limitantes para elevar la vibración de nuestra experiencia. Reformular nuestras creencias es salir de nuestras identificaciones para manifestar nuestra identidad.
  • Descubrir emociones asociados a las memorias restrictivas, liberar los sentimientos bloqueados y resignificar los relatos asociados a ellos.
  • Acercamos a la comprensión interna al plan del alma para conectar con los verdaderos aspectos de nuestro propósito de vida.
  • Transformar nuestra mirada interior para crear una nueva realidad.

La reconexión con el yo interior requiere de liberar la energía bloqueada de nuestras memorias y de elevar la frecuencia de las emociones para transformar pensamientos y purificar sentimientos. Cuando conseguimos conectar con quienes realmente somos, el equilibrio emocional llega, la consciencia se amplia y comenzamos a experimentar el propósito de la vida en las pequeñas cosas.